Menu

Programas de tratamiento

El "enrutamiento" del paciente durante el programa de tratamiento personalizado

Solicitar una cita en CMI supone, en primer lugar, que el área de Atención al Paciente se interese por el problema de la persona y entienda qué le pasa y qué desea realmente de nosotros. Es lógico, porque muchas personas no saben realmente que es todavía la medicina integrativa. Conocer los problemas básicos permitirá primero saber si podemos ayudarle en su enfermedad de una forma realista y además orientarse a los médicos de CMI. 

Primera cita: Una vez que el paciente tiene una cita acudirá a ella. Ha recibido información por email adicional de su caso y sobre qué opciones.diagnósticas y terapéuticas disponemos. El paciente viene informado. Sabe lo que va a ocurrir, reduciendo incertidumbres y aumentando su seguridad en el equipo médico que le atenderá. Tenemos que considerar que la mayoría de nuestros pacientes acuden a nosotros ante el fracaso de la medicina tradicional y después de haber consultado a multitud de especialistas que, con una visión sesgada del paciente, emiten informes “no integrados entre sí”. Se busca no solo “unificar” desde la visión global de la medicina interna, sino también “ampliar y completar” desde el ámbito de la medicina integrativa. De echo,  la visita médica suele realizarse por médicos de medicina interna que practican medicina integrativa. Se trabaja en equipo. La primera consulta suele durar una hora o una hora y media, dependiendo de los problemas. La historia clínica es la base esencial de la medicina y ya no se le dedica el tiempo y el esfuerzo necesario. Aquí sí lo hacemos. El paciente puede contar lo que le pasa y los médicos se interesan por el “cómo comenzó todo” y “cómo ha evolucionado hasta el momento presente”. Y se pregunta todo, no sólo sobre el tema prioritario por el que se acude. El paciente siente que se le está analizando en su globalidad. 

Fase diagnóstica: En CMI solemos utilizar diversas técnicas de diagnóstico no usuales (técnicas médicas con certificación) como puede ser la Biorresonancia de Med-Tronik (MORA), o la Coherencia Cardiaca junto a otras pruebas, si son necesarias; ecografía, eco-dopler, analiticas sanguíneas, etc.. Y se utiliza todo tipo de analíticas, desde las más sencillas hasta otras más complejas, como son determinación de polimorfismos genéticos, diagnósticos por imagen o endoscopias. La medicina integrativa combina las técnicas usuales con otras no tan conocidas, pero que por nuestra experiencia con ellas nos ofrecen una información añadida 
Se elabora un informe médico exhaustivo que trasmite al paciente, de la manera más clara posible su situación clínica actual. El plan terapéutico planteado tiene como objetivo sanar y mejorar la calidad de vida.  
 
El planteamiento terapéutico con el que se aborda el tratamiento de las patologías crónicas en CMI – Clínica Medicina Integrativa, consta de una fase intensiva con duración aproximada de entre 3-6 meses, tiempo mínimo necesario para equilibrar al paciente en todos los aspectos abordados en su proceso de curación. Se trata de tratamientos multidisciplinares y personalizados.  
Consta de plan nutricional individual. Todos los pacientes de CMI reciben un plan nutricional ajustado a sus problemas. No es un elemento añadido, sino un auténtico instrumento de terapia por sí mismo que ofrece muchas soluciones. Los pacientes pueden acudir a talleres nutricionales de educación nutricional en aspectos concretos: desayunos, meriendas, dulces, cocina para niños, etc. 
Al mismo tiempo el área médica prescribe terapias de apoyo ortomolecular que se completa, si es necesario, con fitoterapia o acupuntura, inmunoterapia, homeopatía, apoyo en técnicas mente-cuerpo o psicoterapia, que es llevado directamente por al área de psicoterapia integrativa y salud mental. Y, por supuesto, si es necesario, se utiliza la clásica medicación alopática, combinándola y buscando su reducción al máximo. 

El seguimiento es otra de las características del programa. Los pacientes son controlados y guiados por el equipo durante el plan observando cambios y adaptándose a ellos, a sus mejoras o a la posibilidad de retrocesos o dificultades. Cuando están presentes en la clínica el paciente sabe que va a recibir diversas terapias y podrá ver a más de un profesional. Este ciclo de controles y visitas permite avanzar de forma más intensa y concienciar al paciente de que una parte del trabajo es suya, para cambiar y sanar.

Al finalizar el plan terapéutico, se realiza toda una batería de pruebas diagnósticas que permiten valorar la evolución y respuesta del paciente al plan de tratamiento completado. Esto permitirá ajustar y personalizar al máximo la siguiente fase a la cual se enfrenta el paciente; la fase de mantenimiento. El objetivo de esta fase es mantener la mejoría en la sintomatología y calidad de vida experimentada por el paciente.
 

Vídeos destacados




Background Color:
 
Background Pattern:
Reset