Menu
Las adrenales son dos pequeñas glándulas (4 g cada una ), situadas por encima de los riñones que acogen en su superficie a la corteza adrenal y en su zona central a la médula adrenal. Producen un importante número de hormonas (cortisol, aldosterona, andrógenos, mineralcorticoides…). Están reguladas por el cerebro a través de la hormona ACTH. Y tienen mucho que ver con la respuesta al estrés. 

Cuando las personas se encuentran en un agotamiento físico y/o psíquico una de las glándulas endocrinas que más precozmente se afectan son las adrenales: el paciente está agotado mental y físicamente, tiene hipotensión ortostática (se marea con frecuencia o al levantarse de la cama, hay crisis de agotamiento global, incapacidad para responder ante los requerimientos de la vida cotidiana…todo es demasiado grande e incontrolado . Hay una incapacidad de respuesta.  Cuando existe está situación conviene analizar el estado de las adrenales porque nos encontraremos con un cuadro clínico denominado insuficiencia adrenal subclínica, que es actualmente una situación médica no bien estudiada. 

En medicina se habla exclusivamente de enfermedad de Addison para especificar un cuadro completo de deficiencia en la secreción de hormonas adrenales: cortisol, mineralcorticoides con unas características bioquímicas, hormonales y clínicas precisas. Estamos hablando de una patología ya muy establecida. De insuficiencia hormonal avanzada. Pero entre la condición normal de trabajo de las adrenales y un desgaste parcial normalmente fruto de largos períodos de estrés no bien gestionado está este cuadro subclínico muchas veces asociado a una disfunción tiroidea, a la presencia de una enfermedad crónica de larga evolución como fibromialgia o cualquier autoinmune y a un sistema inmunitario disfuncional. 
La menopausia y la andropausia suelen estar asociadas a un agotamiento adrenal y ayudan a muchos de los síntomas de este periodo de la vida que llegan a confundirse con depresión. 

Uno de los primeros síntomas –fruto de un trabajo de la aldosterona alterado-, es la presencia de hipotensión ortóstática.  Definir bien el cuadro es necesario porque hay opciones de control y solución. Regenerar y recuperar la función hormonal de producción de esteroides con adecuado descanso, nutrición, terapia con DHEA (varón) o pregnenolona (mujer), dosis adecuadas de ácido pantoténico y vitamina C,  aprendizaje de control de estrés (coherencia cardiaca, psicoanálisis, técnicas mente-cuerpo) permite solucionar este problema que es más habitual de lo conocido.

Videos destacados





Background Color:
 
Background Pattern:
Reset